Análisis Ganadero Semanal

(del 19 al 23 de Octubre de 2015)
Por Hermes R. Torra
Fluida y firme comercialización
Con interés de parte de las respectivas demandas continuaron realizándose los negocios ganaderos en cada uno de los sectores. En invernada solo hubo remates por internet o por pantalla en vista del inicio del nuevo período de vacunación sanitaria. El mercado de Liniers cerró con animación tras una leve caída por los mayores ingresos del miércoles. Los frigoríficos exportadores – en general – mantuvieron los ofrecimientos anteriores.


La comercialización de haciendas bovinas tuvo otra semana signada por la firmeza operativa en cada uno de los sectores que volvieron a actuar con decisión compradora y manteniendo aquella condición tal cuál sucedió en el período anterior. En cuanto a invernada se refiere, el inicio de un nuevo período de vacunación anti aftosa y anti brucelosis, solo permitió la realización de remates por internet o por pantalla, los que también manifestaron la necesidad de urgente cobertura que se han impuesto invernadores tradicionales y solo aisladamente algún “feedlotero”. Para la generalidad de los operadores las ventas se efectivizaron en un marco de expectativa respecto al acto eleccionario de la fecha aunque la firmeza – manifestaron- se la da hoy también el bajo nivel de ofrecimientos que se registra en cada una de las zonas de cría de la región central del país. Así tanto machos como hembras mantienen cotizaciones firmes aunque en los últimos períodos pudieron apreciarse también mejores resultados para las vaquillonas y terneras de reposición y para las vaquillonas con preñez garantizada. La expectativa por la ganadería aparece hoy como favorable aunque todos esperan que los próximos gobernantes no defrauden a quienes sostienen que un futuro mejor es posible tal cuál lo demuestra el interés hoy vigente, más allá de que muchas adquisiciones se realicen a efectos de cubrirse ante cualquier otra circunstancia.

En Liniers

La plaza capitalina mostró algunos altibajos en el transcurso de esta semana, principalmente por los mayores ingresos del día miércoles con 12.500 cabezas en los corrales, determinante de algunas bajas en las cotizaciones aunque siempre dentro de límites firmes. Igualmente en el cierre de los negocios y aún con casi 11.000 cabezas, los operadores volvieron a actuar con solidez recuperándose el mercado de las pérdidas anteriores. Lo más firme y donde no hubo modificaciones en el firme interés fueron los novillos de terminación a corral, los novillitos pesados y las vacas. En esta última categoría, la actuación de frigoríficos exportadores fue fundamental para mantener los buenos precios que vienen dándose desde hace bastante tiempo. La entrada de la semana fue de 31.291 cabezas (anterior 21.610), con un aporte de 1.821 animales remitidos desde nuestra provincia (anterior 1.386). El índice sugerido para los arrendamientos rurales se ubicó esta semana en 19,592 pesos versus los 19,197 pesos del pasado ciclo hebdomadario. Por su parte el promedio semanal del novillo liviano de 431 a 460 kilos fue de 19,775 pesos (anterior $20,40) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos de 20,985 pesos versus los 20,641 pesos anteriores.

Exportación y Consumo

La exportación volvió a operar con precios sostenidos y similares a los registrados una semana atrás. En el ámbito pampeano y por novillos de hasta 150 kilos la media res continuaron ofreciéndose 35 pesos; hasta 160 kilos 34,50 pesos y hasta 170 kilos “la media” 34 pesos. Sobre frigoríficos de Buenos Aires y por novillos de hasta 500/510 kilos se ofrecían entre 36,00 y 36,50 pesos con pago entre 20 y 30 días y también había 36 pesos por el mismo novillo pero con plazos de 7 a 15 días. Por vacas con certificado para exportación se ofrecían en nuestra provincia 31,50 pesos con pago a 30 días mientras que sobre Buenos Aires había 32,50 con pago a 30 días y 32 pesos con pago a 7 días. En el consumo y por parte de empresas consumeras de nuestra provincia se pagaba por vaquillonas de hasta 90 kilos la media res 39 pesos; hasta 95 kilos 38,00 pesos; hasta 100 kilos 37 pesos y hasta 110 kilos “la media” 36 pesos. Por novillitos los ofrecimientos fueron entre 36 y 38 pesos. Por vacas de consumo y siempre en el ámbito pampeano se pagaron entre 29 y 30 pesos por las buenas a especiales.