Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 21 al 25 de Enero de 2019)

Invernada
Mejoras en todo lo comercilizado

Al influjo de las subas de las haciendas en el mercado de Liniers llegó la respuesta esperada en las correspondientes a la reposición. Así el mercado de invernada reaccionó positivamente con subas en a cada una de sus categorías. Si bien el mercado venía marcando una tendencia positiva esta no se concretaba con mayor fuerza en busca de un equilibrio respecto al consumo e inclusive a la exportación. No fue tampoco una demanda tan significativa sino adecuada a los ofrecimientos de la época pero dispuesta a competir activamente ante lo que pidiera pasar de aquí en más. En definitiva se volvió a precios más lógicos respecto a lo que es el consumo y la exportación. Respecto a estos dos últimos mercados, el consumo continuó firme y con nuevas subas respecto al período anterior mientras que la exportación se mostró más cauta a la espera de los próximos negocios y la oferta que puedan encontrar en su operatoria directa.


La negociación de todas las haciendas vacunas se afirmó en cada uno de los sectores en virtud de que los precios del consumo siguieron creciendo con una tendencia firme y consecuentemente la invernada fue adaptando sus valores a una nueva relación. Por su parte la exportación y por franca competencia con el consumo se mantuvo sostenida aunque para la mayoría de los operadores deberá mejorar sus ofrecimientos para lograr cubrir las próximas faenas. De lo contrario y ante la escasez del “gordo” muchos de los lotes irán al consumo que hoy ya supera en precios a los novillos destinados a los mercados externos. La firmeza en los negocios fue progresiva y se hizo evidente desde los primeros remates de la semana realizados en la provincia de Buenos Aires. El cierre de la invernada deparó precios hasta ahora no alcanzados para la generalidad de las categorías e inclusive en las haciendas para cría se va saliendo de un largo letargo con nuevos y mejores precios. La apretada situación que soportan muchos campos de economías mixtas y de amplias zonas de cría por la falta de precipitaciones, generó también una salida mas significativa para ésta época del año tal cuál sucedió el viernes pasado en General Acha (Nestor H. Fuentes), con un embrete de casi 4.500 cabezas. Esta semana la operatoria se circunscribirá a un solo remate en Santa Rosa (Raúl Battistoni) esperando el inicio de un nuevo mes para tener una oferta más generalizada en cuanto a los puntos de realización.

En Liniers

Nuevamente los ofrecimientos en el mercado de Liniers distaron de ser los necesarios para abastecer una demanda que se muestra ávida pues no consigue en forma directa los lotes buscados. De tal forma los precios volvieron a crecer, en esta oportunidad entre 1,50 y 2.50 pesos por kilogramo en pié. La entra fue de 28,438 cabezas versus las 29.867 del ciclo hebdomadario anterior. El aporte de haciendas pampeanas fue de 1.741 animales, solo 249 más que una semana atrás. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales fue de 54,495 pesos contra los 52,011 pesos anteriores. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos se ubicó en 56,496 pesos (anterior $ 53,957) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos en 57,535 pesos versus los 54,717 pesos de la segunda semana de Enero. Respecto a los promedios de Diciembre la ganancia llega ya a los 10 pesos por kilo.

Exportación

La exportación trató esta semana de mantener los precios anteriores aunque en el cierre y por exigencias del mercado ya se evaluaba nuevos valores para el período que se inicia. La mayoría de los ofrecimientos fueron desde los 91 a 95 pesos al rinde y por novillos de hasta 150/155 kilos la media res con plazos para el pago de 15 a 30 días. Por vacas con certificado, también para la exportación los valores fueron de 79 a 81 pesos, en este caso con 30 días de plazo para la generalidad de las operaciones.