Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 30 al 3 de Agosto de 2018)


Invernada, gordo y exportación
Otra buena negociación
La comercialización de ganado vacuno en los distintos mercados fue nuevamente positiva en virtud de precios que progresivamente buscan su rumbo. En invernada van recuperando los niveles que tenían bastante tiempo atrás compensando los mayores costos de producción. La reducción estacional de la oferta colabora para que esto suceda. En lo gordo y en particular en el mercado de Liniers se operó con sostenimiento de valores más allá de algún reacomodamiento de precios en el cierre por una mayor oferta. Finalmente en la exportación, la caída de la oferta y la necesidad de cobertura de buena parte de las empresas por compromisos que deben cumplirse en lo inmediato, llevó a subas tanto en novillos como en vaca. La aparición en la compra en nuestra provincia de frigoríficos que habitualmente se proveen en otras zonas así lo demuestra.

La reducción de la oferta de haciendas de invernada por cuestiones estacionales y por mejores condiciones climáticas que permiten cierta retención en las zonas de cría y el mejor desarrollo de verdeos y pasturas en las de recría e invernada, continúan hacienda a una demanda solícita y competitiva en la búsqueda de los conjuntos faltantes. La no reposición de muchos invernadores por la situación de sequía que vivió nuestra provincia, hace ahora a una mayor cantidad de compradores en cada uno de los remates y consecuentemente acelera el proceso de las adquisiciones. Así el mercado de invernada va evolucionando y recuperando precios que en muchos casos ya obtenía por Octubre/Noviembre del año pasado o por lo menos recuperar lo perdido por el proceso inflacionario que nadie desconoce. De esta forma todas las categorías van adquiriendo firmeza aunque en particular los machos prevalecen en el interés. Vaquillonas y terneras, en un negocio más corto, se manifiestan en distintas formas de acuerdo al destino inmediato que cada comprador vaya a darle. Por su parte la categoría de vacas vacías, hoy muy solicitadas, ya aparecen con muy poca relación respecto al total de la oferta y las con preñez garantizada tienen una mejor colocación las de último ternero respecto a aquellas nuevas a las que les cuesta ir acomodando sus precios a la realidad que hoy tienen el resto de las categorías.

En Liniers

Ofrecimientos de mayor significación al cierre del período reacomodaron un tanto los precios aunque en la consideración general puede decirse que los mismos lograron un buen sostenimiento. La entrada de la semana fue de 27.031 cabezas versus las 23.623 anteriores. El aporte de haciendas pampeanas fue de 1.712 animales, 389 más que una semana atrás. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales fue fijado en 40,89 pesos contra los 41,098 pesos del ciclo hebdomadario anterior. Por su parte el promedio del novillo liviano fue de 41,708 pesos (anterior $ 42,41) y el del novillito pesado de 491 a 430 kilos 43,405 pesos versus los 43,894pesos de una semana atrás. Para el mes de Julio el índice de arrendamientos fue fijado en 40,003 pesos (Junio $38,673), el del novillo liviano en 40,982 pesos (Junio $ 39,19) y el del novillito pesado en 42,558 pesos versus los 40,848 pesos del mes anterior.

Exportación

La caída en la oferta de novillos para los mercados externos hizo a una demanda muy competitiva y a la elevación de los precios. Así en nuestra provincia se ofrecieron al cierre de los negocios 73 pesos por novillos que en el gancho dieran hasta 160 kilos la media res y 72,50 hasta 170 kilos, con 30 días de plazo para el pago. Por su parte empresas de Buenos Aires pagaban entre 75 y 75,50 pesos por novillos de hasta 510/520 kilos con 30 días para el pago aunque también se conocieron ofrecimientos de entre 78 y 79 pesos “sin flete” por parte de empresas que habitualmente poco operan en nuestra provincia. Inclusive y por novillos de hasta 500 kilos se llegaron a escuchar hasta 81 pesos. En las vacas con certificado para exportar se llegaron a ofrecer entre 60 y 64 pesos, de acuerdo a la urgencia en la adquisición.