Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 6 al 10 de Febrero de 2017)

Invernada con plaza sostenida
La venta de haciendas de reposición se efectuó esta semana con plaza sostenida. La misma no tuvo la reacción positiva que muchos esperaban en virtud de las subas que habían experimentado las cotizaciones en el mercado de Liniers. Así la consigna para gran parte de los operadores fue esperar si aquellos precios del gordo se afirmaban para entonces sí ser más competitivos con la invernada. En la exportación también se operó sin cambios manteniéndose en general los ofrecimientos anteriores.


La venta de haciendas de reposición no tuvo la respuesta que muchos esperaban por el mejor desarrollo y las subas que se registraron en el mercado de Liniers y consecuentemente sus precios no variaron respecto al ciclo hebdomadario anterior. Las diferencias positivas establecidas por sobre la generalidad de la operatoria pasaron por el mejor interés de los invernadores en aquellos lotes de calidad y en número medianamente importantes para el momento, más allá de los mayores plazos para el pago. Los establecimientos dedicados al engorde a corral continuaron priorizando su interés por las haciendas de mayor peso y en tal sentido abonaron precios que resguardaran márgenes de rentabilidad sobre los de los últimos 15 días en el consumo. Sobre el final de los negocios semanales pudieron apreciarse algunos compradores más dándole solidez a los precios que venían pagándose en el curso del período. Así, la venta resultó bastante fluida aunque desde el primer eslabón de la cadena productiva aguardan una recomposición de los precios en virtud de que hoy están comercializando sus terneros a valores inferiores a los que se registraban en Diciembre de 2015, con la consabida preocupación por el aumento de los costos de producción. Por otro lado y si bien hubo en cada uno de los remates haciendas provenientes de los campos siniestrados, la mayoría de los afectados han ido encontrando soluciones a su difícil situación. El retorno de las lluvias, que mayoritariamente en las zonas de cría no han sido importantes, alienta por lo menos en dicho aspecto, la esperanza que las mismas lleguen a las mismas y brinden un panorama más alentador para la recomposición de las pasturas naturales. Por último cabe destacar que a partir de la resolución emanada esta semana desde SENASA, todas las haciendas fueron comercializadas con trazabilidad dependiendo el destino a campos trazados o no trazados, para poder vender en forma inmediata o no con destino a la Unión Europea.

En Liniers

Con plaza animada y subas de entre 0,50 y 0,80 pesos por kilogramo en pié para la generalidad de las categorías, finalizaron los negocios semanales en el mercado de Liniers. Tras varias semanas con bajos ofrecimientos, la última no fue la excepción, aunque en ésta oportunidad la misma no alcanzó para cubrir las necesidades de la demanda. Por tal motivo, abastecedores, frigoríficos y principalmente supermercados tuvieron que flexibilizar posicionamientos anteriores para hacerse de la mercadería requerida. La única categoría que no expresó mejoras en el promedio general fue la de las vacas por la menor calidad de lo ofrecido respecto a una semana atrás. Las pocas buenas y pesadas sí lograron una comercialización fluida y se comercializaron en precios similares a los anteriores. La entrada de la semana fue de 22.910 vacunos versus los 23.498 anteriores con un aporte de 1.308 cabezas (anterior 1.284) remitidas desde nuestra provincia. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales si situó en 27,607 pesos con una mejora del 2,77 por ciento respecto a los 26,862 pesos anteriores. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos fue de 28,98 pesos (anterior $ 28,274) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos de 30,128 pesos contra los 29,369 pesos del anterior período.

Exportación y consumo
Sin cambios apreciables se operó esta semana en la comercialización de los novillos destinados a los mercados externos. Así en el ámbito pampeano se operó en 52,50 pesos por novillos que en el gancho dieran hasta 150 kilos la media res; 52,00 pesos hasta 160 kilos y 51,50 pesos hasta 170 kilos “la media”. Sobre frigoríficos de Buenos Aires y Santa Fé los precios corrientes fueron de 53 a 54 pesos por novillos de hasta 150 kilos la media res o entre 500 y 520 kilos en pié. En 53 pesos se comercializaron novillos con plazo de 7 o 15 días mientras que se llegaba a 54 pesos con 30 días y aisladamente a 34,50 pesos con pago 30/35 días. Las vacas con certificado para exportación reiteraron los 42 a 43 peros “al rinde” con plazos de 21 a 30 días. En el consumo se ofrecieron por novillitos y novillos 52 pesos hasta 110 kilos la media res; 51 pesos hasta 120 kilos; 50 pesos hasta 130 kilos y 49 pesos hasta 140 kilos “la media”. Por vaquillonas se concretaban negocios a 50 pesos hasta 90 kilos la media res; 49 pesos hasta 95 kilos; 48 pesos hasta 100 kilos; 47 pesos hasta 105 kilos, 46 pesos hasta 110 y 44 pesos hasta 120 kilos “la media”.