Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra
16/02/2013
De a poco el mercado de Liniers fue recuperando los valores de siete meses atrás, aunque todavía está lejos de acompañar en sus precios el proceso inflacionario del último año. Igualmente esta situación repercute favorablemente en el resto de la comercialización ganadera, con mejores resultados en la comercialización de las haciendas destinadas a la exportación y recuperación en los valores de la invernada. En esta última clasificación y tras un Enero muy tranquilo, la venta va lentamente buscando los precios que también se lograban hace bastante tiempo atrás y con un precio del gordo más bajo que el actual.
De todas formas y en lo inmediato no se avizora un gran salto de los precios de la invernada como muchos esperan. Por detrás queda como salvedad que tras el largo período de sequía y con una oferta que se hizo mas reducida, los invernadores pagaron muchas veces valores totalmente alejados de cualquier relación con el gordo. Por tal motivo hoy buscan hacer mas equilibrada aquella situación que se dio por menor oferta y mejor panorama para los procesos de engorde. La tarea no es fácil en un mercado donde siempre ambas partes aceptaron el libre juego de oferta y demanda y poco se vieron acompañadas por políticas que los favorezcan o le den sustentabilidad y previsibilidad a la ganadería en general. A todo esto la falta de precipitaciones en las principales zonas productivas de nuestra provincia y en lo que agricultura se refiere, genera preocupación en el sector. Maíces, sorgos y soja están- en la mayoría de los casos- bajo estrés hídrico y con urgente necesidad de lluvias que puedan aliviar la situación. De todas formas y aunque el esperado cambio climático se produzca, los rindes no serán nunca los estimados un mes atrás, señalaron fuentes del sector. Igualmente ya hay cultivos de sorgo y maíz que no llegarán a cosecha y algunos de ellos ya son destinados al aprovechamiento ganadero. En el caso de los campos de cría, la situación todavía puede considerarse aceptable en virtud de las buenas precipitaciones de primavera y principios del ciclo estival, con disponibilidad adecuada de forraje teniendo en cuenta el menor número de animales que después de la sequía puebla los mismos.

En Liniers
En un corto período de negocios la demanda volvió a afirmar su decisión compradora produciendo nuevas mejoras en las cotizaciones de la mayoría de las categorías. Solo vacas y toros mantuvieron los precios anteriores aunque estos últimos tuvieron en el cierre una leve recuperación. En los novillos las mejoras fueron desde los 12 centavos en los livianos hasta los 29 de los pesados. En el consumo, novillitos, terneros y vaquillonas crecieron en sus valores 20, 17 y 9 centavos de peso, respectivamente. La entrada de la semana fue de 21.533 cabezas (anterior 34.135) con un aporte de 1.555 animales remitidos desde nuestra provincia (anterior 2.533). El índice sugerido para los arrendamientos rurales fue esta semana de 10,214 pesos, 20 centavos por sobre el fijado en el anterior período. Por su parte el novillo liviano (431 a 460 kgs.) tuvo una media semanal de 10,194 pesos versus los 9,933 pesos anteriores. Los novillos pesados clausuraron el ciclo hebdomadario con una media de 9,58 pesos (anterior 9,285 pesos).

Exportación y Consumo
Por la competencia que le genera el consumo debió la exportación mejorar sus precios para hacerse de la mercadería solicitada. De esta forma el novillo para los mercados externos recupera también las posiciones que supo tener hacia mediados del año pasado. Frigoríficos de distintos puntos del país situaron los ofrecimientos entre 18,00 y 18,50 pesos – en general – por novillos de hasta 500 kilos, con pagos de 15 a 30 días. Otras de las ofertas pasaron por 18 pesos por animales que en el gancho dieran hasta 150 kilos la media res con pagos a 15 y 21 días. Con pago 7 días y hasta 150 kilos “la media”, se ofrecían 17,80 pesos. En el ámbito regional y por novillos hasta 145 kilos la media res la industria ofreció 18 pesos; 17,50 pesos hasta 160 y 17 pesos hasta los 180 kilos, siempre con 30 días de plazo. Por novillos Holando de 600 kilos, también para exportar, se pagaron 17 pesos con 21 días de plazo. La solicitud de haciendas para exportar se extendió también a las vacas “con certificado”, por las que se ofrecieron entre 14,50 y 15,30 pesos, pudiendo llegar a 15,50 pesos por las especiales. En el consumo y por necesidad de cobertura hubo un sinnúmero de ofertas. Por novillos hasta 440 kilos se escucharon ofrecimientos diversos de acuerdo a las formas de pago, yendo desde los 18,50 a 19,50 pesos “al rinde”, es decir entre 10,70 a 11,20 pesos por kilogramo. Por vaquillonas livianas – principalmente de feed lot - se ofertaron hasta 20/20,50 pesos, por medianas entre 19 y 19,50 y por pesadas entre 17 y 17,50 pesos. Por vacas gordas – sin certificado- en el mercado regional se ofertaron entre 13,70 y 14,00 pesos con pago 30 días. Por las vacas de consumo buenas, los valores llegaron hasta los 14,50 pesos.