Análisis Ganadero Semanal

(del 30 de Noviembre al 4 de Diciembre de 2015)
Por Hermes R. Torra          

Precios records
En Liniers y por la invernada
Con valores records para todas las categorías operó en la semana el Mercado de Liniers. Las subas del gordo se vieron también traducidas en las correspondientes a las haciendas de invernada. La exportación aguarda la asunción del nuevo presidente Mauricio Macri y el anuncio de medidas monetarias más allá de la eliminación de las retenciones anunciadas por el ministro designado Ricardo Buryaile.


En la semana previa a la asunción del nuevo presidente, Mauricio Macri, los mercados ganaderos se desenvolvieron nuevamente con solidez en cada uno de sus sectores aunque los más activos fueron los correspondientes al consumo y la invernada. Los precios del gordo fueron subiendo nuevamente al impulso de necesidades no cubiertas plenamente por parte de frigoríficos, matarifes abastecedores y principalmente de supermercados. Paradójicamente cuanto estos últimos lograron satisfacer sus necesidades y con un casi 14.000 cabezas en Liniers el día viernes, los precios cayeron en el promedio general del mercado 2,60 pesos por kilogramo en pié. Claro que en los negocios y más allá de esa baja, los precios se situaron en niveles muy firmes. La expectativa está ahora creada por lo que pueda suceder de aquí en mas con los ingresos al centro concentrador y las correspondientes necesidades de la demanda. En cuanto a la hacienda de invernada y con una oferta que continuó siendo muy limitada por cuestiones estacionales, la plaza adquirió una condición de firmeza directamente relacionada con el mejor valor del gordo. Es que quienes habían vendido en los primeros días de la semana a precios nunca antes alcanzados, salieron casi con desesperación a hacerse de las reposiciones del caso. Esta circunstancia hizo a valores significativos en cada una de las categorías de invernada viéndose reflejada en los pocos remates que hubo en el período. Igualmente y a pesar de la mayoría de precios records que hubo en invernada, la reposición- para algunos- resultó más equitativa ahora que dos meses atrás.

En Liniers

El continuo ascenso de los precios desde la misma jornada de apertura, donde ya sorprendía la firme actitud de la demanda, siguió hasta el día jueves con valores que se superaban en cada jornada. El incentivo que esto constituía para los invernadores tradicionales y del engorde a corral, hizo a envíos muy superiores a la media para la jornada de cierre. Fue allí que la plaza se tranquilizó aunque siempre en un ámbito de notable firmeza respecto a lo que había sucedido una semana atrás, ya con muy buenos precios. La entrada de la semana fue de 42.758 vacunos, más del doble respecto a las 20.781 anteriores. El aporte de haciendas pampeanas fue también muy superior al anterior 3.046 cabezas contra 1.157. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales fue fijado en 26,806 pesos (anterior $ 22,471). Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos se situó en 28,028 pesos (anterior $ 23,251) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos en 28,831 pesos versus los 24.677 pesos anteriores. En cuanto al mes de noviembre el índice de arrendamientos fue de 20,965 pesos; el promedio del novillo liviano de 21,879 pesos y el del novillito pesado de 22,812 pesos.

Consumo y Exportación

La constante suba en los precios en el mercado de Liniers llevó a la industria consumera y la exportación a una negociación entre partes muy difícil. Costó concretar negocios y todo se hizo por necesidades puntuales de los frigoríficos. Así y en particular en el consumo directo, las cotizaciones variaron día a día y con ellas también los pedidos de quien tenía la hacienda solicitada. En cuanto a la exportación fueron muy pocos los negocios y con una gran variabilidad pasando desde los 42 pesos con que iniciaban los negocios el lunes hasta los 48 o 50 pesos “la carne” el día jueves. Ahora los frigoríficos aguardan la asunción del nuevo presidente y principalmente los cambios en materia monetaria pues ya el futuro ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ricardo Buryaile lo había hecho en cuanto a la eliminación del 15 por ciento que hoy tributa la exportación de carnes bovinas.