Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 8 al 12 de Octubre de 2018)

Pronunciadas bajas en invernada
Con bajas que llegaron hasta el 10 por ciento cerraron los negocios con haciendas de invernada. Cuando nadie lo preveía, los precios de las haciendas de reposición cayeron en forma abrupta dándole a la plaza un panorama totalmente distinto al de 15 días atrás cuando después de las lluvias la demanda había tenido un clima positivo para la enajenación de todo lo puesto en venta. Las razones exhibidas por la demanda fueron aceptables, baja en el precio del consumo, estrechez hídrica, alto precio de los costos de producción y hasta baja en el dólar, fueron entre otros los motivos que muchos admitieron a la hora de efectuar sus adquisiciones. Por otro lado también fueron influyentes los ofrecimientos más importantes que se dieron por el inicio de un nuevo período de vacunación anti aftosa. Habrá que esperar ahora que cambie principalmente el panorama climático para que el retome de los negocios brinde otro panorama.


Los negocios con haciendas de invernada se manifestaron inesperadamente con bajas de hasta un 10 por ciento para la generalidad de las categorías y clasificaciones. Aún con las mismas condiciones de una semana atrás, es decir falta de precipitaciones adecuadas, alto costo de los engordes y una situación económica que no termina de clarificarse, la demanda cambió diametralmente su actitud para operar con una menor determinación y competitividad. Producto de la misma y desde el inicio de la operatoria los precios fueron progresivamente cayendo para cerrar con mucha tranquilidad. También influyó en el trámite la mayor oferta de la semana producto de una oferta considerable por el inicio de un nuevo período de vacunación anti aftosa pasado mañana. La excepción la constituyó el remate aniversario de Atreuco Cooperativa de Macachín, el martes pasado, cuando y producto de las buenas ventas de las haciendas de consumo la demanda actuó con solidez y con precios superiores a los que venían obteniéndose. De aquí en más y con pocos ofrecimientos hasta fin de mes por la vacunación y cuestiones estacionales, todos esperan que los precios puedan experimentar una recuperación. 

En Liniers

La moderación de los envíos para nada influyó en el trámite de los negocios que se realizaron con selectividad y menores precios que una semana atrás. La entrada fue 25.346 cabezas (anterior 26.283) con un aporte de solo 992 animales remitidos desde nuestra provincia. El índice sugerido para los arrendamientos rurales fue de 43,929 pesos versus los 45,097 pesos del ciclo hebdomadario anterior. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos se ubicó en 44,174 pesos (anterior $ 45,483) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos en 44,653 pesos contra los 46,178 pesos del período anterior.

Reproductores

La solidez genética de sus reproductores y una excelente presentación de los mismos, junto a una perfecta organización y una activa y muy competitiva demanda, hicieron a una muy buena venta en estancia “Maracó Chico” de los ejemplares de la cabaña “Curacó” de Curacó S.A. A tales circunstancias debe agregarse el trabajo previo y la excelente respuesta que tuvo en cuanto a compradores se refiere, la firma Néstor Hugo Fuentes S.A y su equipo de trabajo. La comercialización adquirió una sólida respuesta de la demanda en todo lo comercializado, desde los vientres a los toros, tanto en puros controlados como en los puros de pedigree. El precio máximo de la subasta fue de 275.000 pesos y lo obtuvo una hembra pura de pedigree. En tanto el segundo valor fue por un toro puro de pedigree por el que se abonaron 240.000 pesos. Se destacó también el promedio de los toros puros controlados, ya que por 122 reproductores, vendidos entre 55.000 y 82.000 pesos se logró una media de 64.598 pesos. Las vacas PC, paridas y vueltas a preñar tuvieron una media de 25.000 pesos (lo que pisa); Las preñadas PC parición primavera se vendieron con un promedio de 34.299 pesos y las de parición otoño lograron 33.231 pesos de media.

En Toay

El Séptimo Remate anual de Reproductores y Vientres de cabañas pampeanas que organizó en Toay la firma Vicar Ganadera S.A con la colaboración de la Sociedad Rural de Toay tuvo en las ventas un buen resultado. La actual situación económica y la falta de precipitaciones adecuadas en vastas zonas productivas de cría izo a que el mercado mandara en cuanto a precios se refiere en cada una de las categorías y clasificaciones. Tal cuál viene sucediendo, la comercialización requirió de un sólido trabajo de los martilleros para darle a los precios el nivel adecuado para satisfacer los requerimientos de los cabañeros. La liberalidad que los mismos impusieron permitió lograr una buena colocación dentro de lo que hoy marca este sector ganadero de ventas. El precio máximo de la subasta fue de 85.000 pesos y lo logró un toro A. Angus puro de pedigree de “El Paisano” de Juan Carlos y Juan Manuel Gareis. Para los puros de pedigre el promedio fue de 59.563 pesos. En tanto en los machos puros controlados el precio mayor fue de 66.000 pesos y lo logró uno de los integrantes del trío de “Peñi Hué” de Néstor Sorba. La venta de los PC tuvo un promedio de 53.516 pesos. Mientras tanto y por las hembras, con una venta más ágil y rápida colocación el promedio de las P.C y MAS con garantía de preñez fue de 30.333 pesos con un mínimo de 27.500 y un máximo de 38.000 pesos.