Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 10 al 13 de Julio de 2018)

Invernada
Caen los precios

Los valores de las haciendas de invernada sufrieron una nueva caída ante una demanda que se mostró mas retraída por las menores disponibilidades forrajeras que también a ellos como a los criadores, los afecta sobremanera. Por la época del año que transitamos y la falta de lluvias en los momentos claves para el desarrollo de las pasturas naturales, estas son muy escasas y consecuentemente hacen a la salida de una mayor cantidad de lotes que los previstos originalmente. Así con una oferta que hoy satisface con comodidad las necesidades de la demanda, la comercialización ha adquirido una mayor complejidad. Si bien no se refleja en los trámites por una rápida adaptación a las reglas del mercado y por las necesidades de venta de los criadores, los precios de los terneros han caído en los últimos 30 días entre 3,50 y 4 pesos por kilogramo en pié. Lluvias anunciadas para estos días en amplias zonas productivas podrían darle otro matiz a la venta en virtud del mejoramiento que podrían experimentar verdeos y pasturas, agregando hacia el futuro nuevos compradores. Mientras tanto el mercado de Liniers evolucionó favorablemente esta semana por una menor oferta y la exportación mantuvo los buenos valores anteriores.

Mientras las zonas de cría siguen eyectando haciendas por deficientes condiciones para la alimentación respectiva y sin solución en lo inmediato por la época del año que transitamos, las de recría o invernada no han logrado los adecuados verdeos o pasturas para receptar a aquellas y consecuentemente la situación solo agrega problemas. Así la comercialización de haciendas de invernada enfrenta las dificultades propias del caso con una demanda que se muestra no dispuesta a convalidar valores anteriores y cubrir con esa diferencia en menos en los respectivos precios, los gastos que demanda cualquier otra suplemento. Así la reposición se formalizó en una forma mucho más equitativa respecto a solo un mes atrás cuando el ternero de 180 a 200 kilos promediaba los 45,80 pesos por kilogramo en pié. De nada sirvió la recuperación de los precios en Liniers en una plaza que progresivamente va buscando afirmarse sobre valores más competitivos, tanto en el consumo como en la exportación aunque a ésta última le vaya mucho mejor por la depreciación del peso respecto al dólar. Así y bajo estas circunstancias la plaza de la reposición no avizora motivos como para recuperarse y solo bajo condiciones de calidad y plazos superiores a la media de los 30 días, puede esperar algún precio más interesante como sucedió en aisladas oportunidades en esta semana.

En Liniers

La reducción de ingresos y la buena terminación fueron motivos suficientes para volver afirmar los precios en Liniers. En el período se anotaron 22.020 vacunos, 6.340 menos que en el anterior. El aporte de haciendas pampeanas fue de 1.341 cabezas versus las 2.089 de la primera semana del mes. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales fue fijado en 40,078 pesos contra los 38,669 del anterior período. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos fue de 40,664 pesos (anterior $ 39,89) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos de 42,513 pesos versus los 41,126 del ciclo hebdomadario anterior.

Exportación

Tras las subas anotadas en la semana anterior, en ésta las cotizaciones se mantuvieron prácticamente inalterables. En nuestra provincia y por novillos hasta 150 kilos la media res se pagaron 69 pesos; hasta 160 kilos de 68 pesos y hasta 170 kilos 67 pesos, todos con 30 días de plazo. Sobre frigoríficos de Buenos Aires los ofrecimientos se situaron mayormente entre 71 y 72 pesos. Los pagos fueron de 10 a 30 días. Por las vacas buenas se pagaba en La Pampa 55 pesos y sobre Buenos Aires, con certificado para exportación, 57,00 pesos, en ambos casos con 30 días para el plazo.