Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 25 al 29 de Julio de 2016)

Invernada
Menor oferta alienta el interés
La progresiva disminución de la oferta de haciendas de invernada alienta el interés por la reposición afirmando las cotizaciones de ésta última. En Liniers y por primera vez en el año un mes cierra con bajas respecto al anterior. En Julio y respecto a Junio los precios perdieron entre 10 y 20 centavos por kilogramo en pié. La exportación siguió manejándose con valores similares a los de la semana anterior.

Ofrecimientos de haciendas de invernada que por estacionalidad van disminuyendo y ventas recientes de parte de la demanda incentivaron el interés por la reposición para generar mejores valores respecto a una semana atrás. Así y tras un período donde los mayores plazos habían también constituido un motivo de interés para la reposición, fue ahora la necesidad que se impusieron los compradores la que logró mejorar la plaza no importando ya los mayores plazos para el pago. El objetivo así planteado pasa por respetar los esquemas productivos en vista de una oferta de gordo que no satisface plenamente las necesidades de la demanda más allá de lo que a diario acontezca en el mercado de Liniers. La vocación por producir sigue intacta y se incentiva por políticas más claras y perspectivas de la ganadería que hacia el futuro aparecen como positivas aunque para ello haya que esperar un tiempo para lograr mayor producción y poder mejorar el ofrecimiento de nuestras carnes para los mercados externos. El camino a recorrer no es fácil porque sobre todo hay ciclos productivos que no pueden modificarse y que en la ganadería son más extensos a diferencia de la agricultura donde de un año a otro pueden lograrse mayores producciones. En tal sentido el productor va preparándose incrementando paulatinamente sus rodeos, dentro de las lógicas receptividades de los campos, pero a su vez mejorando la productividad, objetivo también esencial para crecer en la producción. Así lo está demostrando el interés que no solo se da en los vientres con preñez garantizada sino también en la adquisición de vaquillonas y terneras para futuras madres.

En Liniers

Por primera vez en el año los precios de las haciendas de consumo mostraron en Julio una baja respecto al mes anterior producto de un reacomodamiento del mercado y ante menores ventas por los períodos vacacionales en los principales centros urbanos de nuestro país en los últimos 20 días. En la semana los ingresos, producto de lluvias en amplias regiones productivas volvieron a ser escasas, solo se anotaron 18.585 cabezas versus las 26.113 anteriores. En ésta oportunidad el aporte de haciendas pampeanas fue de 1.179 animales contra los 1.627 del ciclo hebdomadario anterior. El índice sugerido para los arrendamientos rurales fue fijado para esta última semana del mes de Julio en 28,639 pesos contra los 28,806 pesos anteriores. Por su parte el promedio semanal del novillo liviano de 431 a 460 kilos fue de 29,175 pesos (anterior 29,777 pesos) y el del novillito pesado de 391 kilos de 30,672 pesos versus los 30,471 pesos anteriores. Para el mes de Julio el índice de arrendamiento fue establecido en 29,02 pesos contra los 29,34 pesos de Junio. Por su parte el promedio mensual del novillo liviano se ubicó en 29,971 pesos (Junio $ 30,322) y el del novillito pesado en 30,739 pesos versus los 31,080 pesos de Junio.

Exportación y consumo

En general los precios del novillo de exportación se mantuvieron en los mismos niveles del período anterior. Así en nuestra provincia se ofrecían 52 pesos por novillos que en el gancho dieran hasta 150 kilos la media res; 51,50 pesos hasta 160 kilos y 51 pesos hasta 170 kilos “la media”, con 30 días de plazo para el pago. Por su parte frigoríficos de Buenos Aires, Santa Fé y Córdoba continuaron ofreciendo entre 52,00 y 53 pesos por novillos hasta 520 kilos con plazos de pago de 15 a 30 días puestos en planta. En algunos casos frigoríficos bonaerenses llegaron a pagar 53,50 pesos por lotes de calidad y parejos en cuanto al peso de los animales. En el consumo y en nuestra provincia se ofrecieron por vaquillonas hasta 100 kilos la media res 55,00/55,50 pesos; hasta 105 kilos 53,50 /54 pesos; hasta 110 kilos 52,50 pesos y hasta 120 kilos “la media” 50/ 51 pesos. En tanto por novillitos y novillos ofrecían 55,00 hasta 120 kilos la media res; 52,50 pesos hasta 130 kilos; 50,50 pesos hasta 140 kilos y 48,50 pesos hasta 150 kilos “la media”.

Crisis de la Lechería

En la inauguración de la exposición rural de Palermo el presidente de la sociedad rural argentina, Luis Miguel Etchevehere alertó que "la lechería está sumida en una profunda crisis", por lo que se impone "el deber y el desafío de recuperarla".

"Queremos una lechería abierta al mundo y en franca competencia, para lo cual precisamos un Estado presente, que asegure una competencia leal dentro de la cadena, detectando abusos de poder y cartelizaciones", reclamó.

En este sentido, pidió "promover una presión fiscal acorde con las capacidades de la actividad y con su necesidad de instrumentos que le permitan ser cada día más eficiente".

Por su parte el presidente Mauricio Macri reconoció que el sector de la lechería atraviesa "severas dificultades", e instó a los dirigentes del campo a que "juntos sigamos trabajando para encontrar la manera de retribuir a nuestros tamberos el trabajo que realizan todas las mañanas desde temprano".

Reclamos

El titular de la Mesa Provincial de Productores Lecheros (Meprolsafe), Marcelo Aimaro, anunció que el 3 de agosto realizarán una protesta en la ciudad santafesina de Rafaela que consistirá en la distribución gratuita de leche, para difundir la difícil situación que atraviesa
el sector.

Aimaro manifestó que hoy el productor necesita no menos de 5,50 pesos, porque el costo sustentado por el trabajo del INTA nos da que el costo es de $5,30 o $5,40, entonces, si no tenemos esa rentabilidad, lamentablemente desapareceremos", consignó.

"Nuestro principal reclamo a la Nación es la creación de un Fondo de Reparación Histórico, para que se recupere el $1,50 que está dentro de la cadena y nos pertenece a los productores porque lo necesitamos para continuar”, afirmó.

Por su parte El ministro de Producción, Francisco Cabrera, sostuvo que la crisis lechera se debe a “los ciclos negativos de los precios internacionales” y a que el sector no cuenta con suficientes recursos debido a que "el Gobierno anterior no les permitió obtener rentabilidad".

“Lo que ha pasado en Argentina con la lechería es que pasamos de un ciclo muy positivo que los productores no pudieron aprovechar porque el Gobierno anterior no les permitió tener la rentabilidad, entonces nos encuentra en un ciclo muy negativo sin poder hacer frente a este problema”, aseguró Cabrera