Análisis Ganadero Semanal


Por Hermes R. Torra
29/09/2012
La comercialización de haciendas de invernada volvió a inscribir un capítulo de firmeza para las categorías de machos, con valores que cada día aparecen más distantes de cualquier relación con el precio del gordo. Esta situación se dio- prioritariamente- en las clasificaciones de novillitos livianos y terneros donde pudieron apreciarse precios aún superiores a los que venían lográndose. Para la consecución de ellos fue importante la calidad, trazabilidad y en casos, plazos superiores a la media de los 30 días. En el tema de la trazabilidad pudo también constatarse una venta diferenciada- en menos- para la categoría de novillitos, aún con plazos de hasta 60 días. Esta situación no se hizo notar mayormente en los terneros livianos donde existe una demanda que también se muestra solícita.Mientras tanto toda la comercialización de hembras, desde terneras de 140 kilos hacia arriba hasta vaquillonas, la colocación resultó más laboriosa. La situación cambiaba cuando el mercado marcaba sus condiciones y ambas partes se avenían a acercar posiciones. Es que los márgenes de rentabilidad en un negocio de muy corto plazo se achican y si no se cuidan los números de la reposición – lisa y llanamente- “se pierde plata”. Por otra parte destacamos que en cada uno de los remates la cantidad de compradores está acotada a las respectivas ofertas. El productor que hoy llega a las ferias lo hace- indudablemente- con la decisión de reponer y así pocos hacen mucho en cuanto al desarrollo de las respectivas subastas. Otros por su parte, sabiendo de la firmeza del mercado de invernada optan por esperar mejores oportunidades o por lo menos una recuperación del valor del gordo que por ahora no llega. De todas formas la presunción general es que, la invernada se sostendrá con firmeza por la reducción estacional de la oferta. Por último, la difícil situación que atraviesan muchas zonas de cría de nuestra provincia y parte del norte rionegrino, hizo a que en algunos remates la cantidad de hembras igualara o superara a la de los machos, en una clara muestra que aquellos animales que aguardan un futuro de cría ya no pueden sostenerse y en consecuencia salen a venta.

En Liniers
Sin variantes de significación volvió a operar la plaza de Liniers. La tónica tranquila de los negocios se ratifica día a día sin importar mayormente la cuantía de los ingresos. Para muchos de los operadores la situación tiene relación con la oportunidad de compra que tienen frigoríficos, matarifes y abastecedores, de adquirir los lotes requeridos en el interior, ya sea en remates ferias o en forma directa. La pregunta es por cuanto habrá de persistir esta tónica y si bien para algunos en el próximo mes la oferta tendería a disminuir presionando sobre los precios, otros estiman que de no ampliarse el marco exportador la situación de tranquilidad se prolongaría hasta noviembre. Esta semana ingresaron a Liniers 25.037 cabezas contra 25.380 de la anterior. El aporte de haciendas pampeanas sumó en esta oportunidad 1.682 animales (anterior 1.482). Los valores se mantuvieron medianamente estables con variaciones en más o menos de unos pocos centavos. El índice sugerido para arrendamientos rurales se situó esta semana en 8,617 pesos versus los 8,545 pesos anteriores. Por su parte para la categoría de novillos de 430 a 460 kilogramos el promedio del período fue de 8,755 (anterior 8,802 pesos). La variación positiva del índice de arrendamiento tuvo que ver con una mejor colocación de algunos novillos pesados y muy pesados, pues el liviano se negoció más tranquilo.

Exportación y ConsumoTambién la tranquilidad se ha apoderado de los negocios con novillos con destino a exportación. Pocos fueron los negocios pautados en esta semana y la mayoría de los concretados se realizaron con carguíos establecidos recién a partir del 8 de Octubre.
En el ámbito regional se ofrecieron 16,30/16,40 pesos “al rinde” con 30 días de plazo por novillos de hasta 500 kilogramos en pié. Con colocación en frigoríficos de Buenos Aires la industria pasó 16,30 pesos con pago 7 días (hasta 480/500 kilos) y 16,50/16,60 pesos con pago 30 días. En el consumo las ofertas tampoco variaron respecto a una semana atrás. Por vaquillonas medianas y livianas los precios fueron de 16 a 17 pesos y por pesadas de 15 pesos. Los 17 pesos por livianas se ofertaron por animales que en el gancho dieran hasta 90 kilos la media res. En novillos livianos, hasta 420 kilos, pudieron obtenerse en este período 15,80/16,00 pesos con pago a los 21 días. En tanto en la misma categoría y por novillos de hasta 450 kilos los precios se ubicaron entre 15,20 y 15,50 pesos. En vacas y toros los frigoríficos regionales volvieron a operar mayoritariamente sobre los ofrecimientos que se registraron en remates ferias y aisladamente en forma particular.