Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 3 al 7 de Mayo de 2019)

Invernada
Se sostiene el interés de la demanda

Condiciones climáticas que progresivamente fueron mejorando el estado de pasturas y verdeos e incidiendo en el ánimo de los compradores para reponer los conjuntos faltantes o las mismas reposiciones de la época le dieron competitividad a la plaza y el sostenimiento de valores firmes en la generalidad de lo comercializado. La reiteración en la oferta de conjuntos de calidad y buen estado de preparación constituyó otro motivo para la buena colocación. La venta recayó principalmente en productores tradicionales y feedloteros con capacidad de recría pues la mayoría de lo puesto en venta pasó por conjuntos de terneros y terneras. En Liniers, la baja en el consumo hizo al tranquilo cierre de los negocios con bajas que llevaron los promedios a los mismos niveles que la hacienda tenía por mediados de Febrero pasado. La exportación por su parte continuó con solicitud manteniendo los buenos precios anteriores. 

El interés de la demanda por el mejoramiento de los campos destinados a la invernada y una necesidad de reposición que en muchos casos estaba postergada por la ajustada situación forrajera, favoreció la competitividad por todo lo ofrecido. Si bien sigue prevaleciendo una situación más favorable para los machos en todas sus clasificaciones, las hembras lo hacen con menor intensidad pero adecuando también sus valores a futuros y razonables márgenes de rentabilidad. Es que en ésta categoría de gordo, vaquillonas medianas y pesadas, los precios han decaído mucho más que en los novillos en la diaria comercialización en Liniers. De ahí también la adquisición más cuidadosa que hoy realizan tanto invernadores tradicionales como “feedloteros”. Por otro lado los procesos electorales en marcha, indefinidos no solo en candidatos sino en cuanto a propuestas para el sector, generan una situación de desconfianza acelerando compras que en muchos casos no estaban previstas para la época. También es cierto que la salida que se avizora para el futuro no será mucha, no solo por la anticipada que se registró en la sequía, sino por la que en estos momentos se registra en virtud de aprovechar los buenos valores que están rigiendo la comercialización. Tal es así que para la semana en curso y en distintos puntos de la provincia se espera una oferta de alrededor de 12.500 cabezas, cifra impensada solo unos días atrás.

En Liniers

El incremento de los ingresos y un consumo que hoy solo se ubica en 50 kilos per cápita año, hicieron al progresivo deterioro de los precios en el mercado de Liniers. Comparando con el período anterior la pérdida en el promedio general de todo lo comercializado fue de 1,80 pesos por kilogramo en pié. La entrada de la semana fue de 31.958 vacunos (anterior 25.368), con un aporte de 1.379 cabezas remitidas desde nuestra provincia. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales se situó en 60,106 pesos (anterior $ 62,779), similar al que se registrada a principios de Febrero de este año. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos fue de 61,003 pesos (anterior $ 63,582) y el del novillitos pesado de más de 390 kilos de 62,203 pesos versus los 64,944 pesos del ciclo hebdomadario anterior.

Exportación

El vigente interés de la exportación por la adquisición, tanto de novillos como vacas, permitió mantener los ofrecimientos sobre límites firmes. Frigoríficos exportadores de nuestra provincia situaron sus ofertas entre 118 y 122 pesos de acuerdo a los plazos para el pago y al igual que una
semana atrás afirmándose en 122 pesos con 28 y 30 días de plazo. Frigoríficos de otras provincias situaban sus ofertas entre 122 y 124 pesos con plazos de 15 a 30 días. En tanto por vacas “con certificado” uno de los frigoríficos que opera en el rubro ofrecía el viernes 99 pesos mientras que sobre Buenos Aires los valores se situaban entre 100 y 103 pesos, con 30 días de plazo para el pago.