Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 25 al 29 de Septiembre de 2017)

La venta de invernada continuó con solidez
El manifiesto interés de la demanda volvió a mejorar las cotizaciones de las haciendas de invernada en cada una de sus categorías. Coadyuvó para tal situación la calidad de las haciendas y un número importante de productores tradicionales y feedloteros en cada una de lasa subastas. Machos y hembras fueron solicitados en las decisiones de compra para darle competitividad a la colocación. En el mercado de Liniers se recuperaron las pérdidas del período anterior aunque no alcanzaron para que Septiembre cerrara con valores inferiores a los del mes de Agosto. La exportación continuó también firme y solicitada por frigoríficos regionales y nacionales.


La firmeza en las cotizaciones de las haciendas de invernada continúa siendo una constante y semana tras semana y desde principios de Agosto, los precios van superándose sin encontrar límite a todas las estimaciones previas. Si bien las categorías de machos venían siendo muy solicitadas, tanto por los representantes del engorde a corral y los invernadores tradicionales, ahora esa tendencia continuó sin encontrar un techo y arrastró a las de hembras a subas significativas. Lo que más sorprende del caso es que en la previa todos hablan de que no pueden pagarse estos precios para tener cierta rentabilidad pero a la hora de la venta son los primeros en ofertar y llevarse los mejores lotes y con precios más elevados que los de una semana atrás. Por otro lado y también resulta llamativo es que se den estos valores con un mercado de gordo que está prácticamente estabilizado y sin perspectivas ciertas de ninguna modificación por un consumo que a pequeñas subas cae inmediatamente. Así lo demuestran por ejemplo los promedios de Liniers que en el último mes cayeron respecto a Agosto. Lo cierto es que nadie quiere quedar en el camino y por lo menos reponer los conjuntos faltantes, más aún si han vendido por estos días consumo y/o exportación.

En Liniers

Con ingresos similares a los del período anterior pero con una mejor distribución, la plaza mostró una recuperación de valores en virtud de la mayor competitividad de los compradores. El ingreso fue de 21.895 cabezas (anterior 21.932) con un aporte de 965 animales (anterior 1.533) remitidos desde nuestra provincia. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales se ubicó en esta oportunidad en 31,886 pesos versus los 31.386 del ciclo hebdomadario anterior. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos fue de 33,214 (anterior $ 32,527) y el del novillito de 391 a 430 kilos de 34.792 pesos contra los 33,148 de la tercera semana del Septiembre. En tanto para el mes pasado el índice sugerido para los arrendamientos rurales fue de 31,956 pesos versus los 32,374 pesos de Agosto. Para el novillo liviano el promedio de Septiembre fue de 33,457 pesos (Agosto $ 33,776) y el del novillito pesado de 34,31 pesos contra los 34,46 pesos de Agosto.

Exportación

Las cotizaciones del novillo de exportación volvieron a mantenerse firmes en el transcurso de esta semana. En nuestra provincia una de las empresas frigoríficas pasaba entre 59,50 y 60 pesos por novillos que en el gancho dieran hasta 150 kilos la media res; 59,00/59,50 pesos hasta 160 kilos y entre 58,50 y 59 pesos hasta 170 kilos “la media” con pago a 30 días. Otra de las empresas exportadoras radicadas en La Pampa ofrecía hasta 60,55 con pago 28 días por novillos de hasta 550 kilos en pié. Sobre frigoríficos de Buenos Aires la operatoria se situaba entre 60 y 62 pesos, con pagos de 7 a 30 días aunque algunos llegaron a ofrecer hasta 60 pesos por novillos de hasta 200 kilos la media res. Igualmente y por parte del consumo capitalino algunos supermercados ofrecieron hasta 63 pesos con pago a 21 y 30 días por novillos de hasta 460/470 kilos. Por su parte las vacas con certificado para exportar continúan solicitadas entre 51 y 52 pesos con plazo de 30 días.