Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 26 Febrero al 2 de Marzo de 2018)

Bajaron los precios de la invernada
Tras algunos períodos en los que los precios de las haciendas de invernada venían consolidándose, distintas circunstancias coadyuvaron para que los mismos se cayeran drásticamente. También el mercado de Liniers mostró por parte de la demanda una actitud mas tranquila y hubio bajas en las distintas categorías. Solo la exportación pudo mantener sus precios en base a una oferta que se caracteriza por la moderación.


Un mercado que venía consolidando progresivamente la plaza de invernada cayó drásticamente de un día para el otro. Parece que los problemas que había hasta hace una semana atrás no se traslucían y ahora en un solo período la demanda logró su objetivo de hacer a la reposición mucho más equitativa respecto al valor del gordo. La mayor oferta de los últimos períodos por las circunstancias ya conocidas, incendios, falta de pasto, agua para el ganado en distintas ocasiones y un clima desfavorable, fueron contribuyendo para generar números importantes en la salida de haciendas de reposición. Así los compradores y principalmente los representantes del engorde a corral presionaron hacia la baja a un mercado que todavía no lograba llegar a los valores de noviembre del año pasado y que poco a poco recuperaba terreno. La caída en las cotizaciones del gordo en la última semana, la suba en el precio y las perspectivas de los pobres resultados en la generalidad de los maíces de esta campaña y la imposibilidad de siembra de pasturas y verdeos fueron los comentarios mas escuchados entre los compradores para aducir que ya no se podían pagar los anteriores precios de la invernada. Otros sumaron a esos motivos un dólar “retrasado”, precios de la hacienda de consumo que no acompañaron la inflación del último año y no respondieron a las expectativas de subas que muchos tenían para ésta época y también el inicio mañana de una nueva campaña de vacunación anti aftosa. Lo paradójico resulta que esta situación se generó de una semana a otra como si todos los problemas no existieran hasta la tercera semana de febrero. Así la caída de los precios de la invernada y en la generalidad de las opiniones solo será resuelta con la llegada de lluvias de importancia que brinden al criador la posibilidad de reducir los ofrecimientos aunque esta situación no será tampoco de un día para otro. Por otro lado y para suplir el cambio de los precios se apeló en oportunidades a mayores plazos para el pago.

En Liniers

Con una oferta similar a la del período anterior, el mercado mostró una demanda que progresivamente fue cubriendo sus necesidades de faena y consecuentemente actuó con mayos selectividad. La excepción en tal condición la constituyeron los conjuntos del consumo definido de excelente terminación en el engorde a corral. La entrada fue de 26.895 cabezas versus las 27.736 del ciclo hebdomadario anterior. El aporte de haciendas pampeanas fue de 1.784 animales contra los 1.946 anteriores. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales fue fijado en 33,269 pesos (anterior $ 34,981). Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos se ubicó en 34,290 pesos (anterior $ 35,747) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos en 36,138 pesos versus los 37,781 pesos de la pasada semana. Para el mes de Febrero el índice de arrendamiento fue de 33,552 pesos, el promedio del novillo liviano de 34,532 pesos y el del novillito pesado de 36,509 pesos.

Exportación

Contrariamente a lo que sucedió en la invernada y el consumo el precio del novillo de exportación pudo mantenerse en la medida que la industria no encuentra la cantidad suficiente de animales para cubrir con comodidad sus necesidades de faena. Así y en el ámbito pampeano se ofrecieron por novillos hasta 150 kilos la media res 63,00 pesos; 62,50 pesos hasta 160 kilos y 62 pesos hasta 170 kilos “la media” con pago a 30 días. Otro de los frigoríficos pasaba por novillos hasta 170 kilos la media res 60,50 pesos con pago a 7 días; 61,30 pesos con 14 días; 61,65 pesos con 21 días y 62 pesos con pago 28 días. Sobre empresas frigoríficas de Buenos Aires la mayoría de los operadores pagaban hasta 64 pesos por novillos que en el gancho dieran hasta 160 kilos la media res con 15 a 30 días de plazo y hasta 65 pesos por novillos de hasta 480 kilos con pago a 30 días. Por las vacas con certificado para exportar se ofrecieron entre 53,50 y 54 pesos con pago a 30 días.