Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 4 al 7 de Diciembre de 2017)

Semana de transición 
Con una oferta de menor cuantía el período finalizado el pasado jueves 7 de Diciembre bien pudo considerarse una transición. Los negocios realizados igualmente se realizaron con interés y sus precios estuvieron directamente relacionados a calidad y plazos para el pago. En Liniers la operatoria privilegió algunos lotes especiales del consumo definido y novillos livianos mientras que en el resto lo hizo con selectividad e inclusive con algunas bajas respecto a una semana atrás. La exportación mantuvo en general los precios anteriores los que pueden caracterizarse como buenos respecto al consumo.

En una semana con poca oferta la comercialización de haciendas de invernada continuó demostrando interés por parte de la demanda, principalmente por todo lo bueno a especial.

Solo expresó una mayor selectividad cuando aparecieron algunos conjuntos de machos de de regular condición y/o sin castrar, en los que no convalidó – y resulta lógico por otra parte- los mismos valores. La mayor diversidad y oferta de esta semana, con unas 8.500 cabezas anunciadas en los remates especiales de fin de año o aniversarios de casas consignatarias, se espera una buena negociación. No solo por necesidades de reposición de época, por ventas recientes o por cuestiones impositivas, la cantidad de compradores esperados en cada una de las subastas será superior y consecuentemente, todos aguardan una mayor competencia y el sostenimiento del mercado en los actuales muy buenos precios. Por supuesto que la relación gordo invernada sigue favoreciendo a esta última en virtud de la reducción estacional de la oferta pero también coadyuva para el mantenimiento de la firmeza en la invernada el mayor optimismo por la ganadería, reflejada en particular en este año con un consumo que lentamente se ha ido recuperando al igual que lo que sucede en el sector exportador.

En Liniers

Un día menos de actividad y entrada moderada pero precios que no lograron equiparar en los promedios a los del período anterior fue la característica principal de este período de negocios en el mercado de Liniers. También y después varios meses decayó un poco el interés por las vacas en todas sus categorías las que perdieron en promedio 1,20 pesos por kilogramo en pié. La entrada de la semana fue 22.841 cabezas versus las 27.040 anteriores. El aporte de haciendas pampeanas fue de 1.764 animales, 768 más que en el ciclo hebdomadario anterior. El índice sugerido para los arrendamientos rurales fue fijado en 29,867 pesos, con una baja de 0,966 pesos respecto a la anterior medición. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos se ubicó en 32,494 pesos (anterior $ 32,674) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos en 33,286 pesos versus los 33,901 pesos de una semana atrás. Por otra parte vale recordar que en Noviembre el índice de arrendamientos fue de 31,271 pesos (Octubre $ 31,355). El promedio del novillo de 431 a 460 kilos se situó en 33,031 pesos (Octubre $ 32,862) y el del novillito de 391 a 430 kilos en 33,605 pesos contra los 33,64 de Octubre.

Exportación

Sin mayores variantes en los precios continuó esta semana la negociación de novillos destinados a la exportación. En la mayoría de los casos y por necesidades concretas de faena se mantuvieron los ofrecimientos anteriores, mientras que solo algunas empresas con buena cobertura trataron de bajar levemente los precios. De todas formas los precios tienen la categorización de firmes, tal cuál viene sucediendo en los últimos meses. Por novillos de hasta 150 kilos la media res la mayoría de los negocios se concretó entre 61,50 y 62,50 pesos con plazos de 7 a 25 días, llegándose a los 63 pesos sobre Buenos Aires con pago a 30 días. Por otro lado y por la proximidad de las festividades de fin de año algunas empresas exportadoras concretarían la mayor parte de los negocios en el transcurso de los próximos 10 días para luego pasar a un impasse por los períodos vacacionales.