Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 30 de Enero al 3 de Febrero de 2017)

Invernada con plaza sostenida
Sin mayores variaciones en los precios respecto al período anterior se realizaron los remates con haciendas de invernada en el ámbito regional. El mejor desarrollo de la operatoria en el mercado de Liniers, donde se registraron algunas mejoras constituyó un aliciente para quienes decidieron la reposición. En el centro concentrador capitalino lo mejor pasó por la venta de las vacas pesadas de buena terminación. También en la exportación se operó con interés y con subas promedio de 0,50 pesos “al rinde”.



La comercialización de haciendas de invernada se desarrolló esta semana dentro de valores similares a los obtenidos en el período anterior teniendo en cuenta calidad, estado y plazos para el pago. Los compradores, tanto de la invernada tradicional como “feedloteros” continuaron siendo los justos y necesarios para las respectivas ofertas. Es que solo aquellos con ventas recientes de haciendas de consumo y/o exportación y muy pocos tratando de buscar el mejor equilibrio actual respecto al precio del gordo, son los presentes en cada una de los puntos de venta. El interés con el que actuaron se debió a la urgencia por la reposición y a un atisbo de mejoramiento de los precios del gordo que tuvo esta semana el mercado de Liniers. En general el interés fue parejo en cada una de las categorías y clasificaciones, no habiéndose observado el predominio de una sobre otra categoría. Compradores hubo para todo pero dentro de un marco acotado donde aún muchos aguardan la salida de los mejores terneros de la nueva zafra para reponer los conjuntos faltantes en los respectivos establecimientos. Se repone también lo justo y necesario, sin especulaciones pues nadie visualiza en lo inmediato una actitud más firme de la demanda por las haciendas de consumo, catalogando a las leves subas en Liniers como circunstanciales. De todas formas no pierden la esperanza de que los bajos ofrecimientos actuales en el centro concentrador capitalino puedan impulsar una suba en los próximos días. Para esta semana y en subastas programadas en Miguel Cané, Victorica, Toay y General Acha, se aguarda una oferta de alrededor de 7.500 cabezas aunque dicha cifra dependerá de la importancia y significación de las lluvias en los distintos sectores de nuestra provincia, principalmente en los campos que han sufrido las consecuencias de los incendios. Hasta ahora y si bien en cada uno de los remates ha habido haciendas de campos siniestrados, la cantidad no ha sido significativa.

En Liniers

El mejor interés de la demanda ante ofrecimientos de moderada cuantía le dio al mercado de Liniers una tónica un poco más animada aunque todavía mucho le falta para recuperar los valores que se daban en Agosto del año pasado. La entrada de la semana fue de 23.492 cabezas versus las 20.359 anteriores con un aporte de haciendas pampeanas de 1.284 animales (anterior 751). Los mejores resultados del período fueron indudablemente para las vacas buenas a especiales pesadas que por la participación en la compra de frigoríficos exportadores mejoraron sus cotizaciones en un 6,26 por ciento. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales se situó en 26,862 pesos con una mejora del 3,01 por ciento respecto a los 26,077 pesos anteriores. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos fue de 28,274 pesos (anterior $26,926) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos de 29,369 pesos versus los 28,50 pesos del ciclo hebdomadario anterior. En tanto para el mes de Enero el índice de arrendamientos se situó en 25,591 pesos versus los 26,283 pesos de Diciembre del año anterior. El novillo liviano tuvo en el primer mes del año un promedio de 26,506 pesos contra los 27,383 de Diciembre y el novillito pesado de 28,039 pesos (Diciembre $ 28,36).

Exportación

Con algunas leves mejoras operó esta semana el novillo destinado a los mercados externos en virtud de necesidades puntuales de los frigoríficos del sector. En el ámbito pampeano se operó entre 52,50 y 53 pesos por novillos que en el gancho dieran hasta 150 kilos la media res; 52,00 a 52,50 pesos hasta 160 kilos y 51,50 a 52 pesos hasta 170 kilos “la media”. Sobre frigoríficos de Buenos Aires y Santa Fé los precios corrientes fueron de 53 a 54 pesos por novillos de hasta 150 kilos la media res o entre 500 y 520 kilos en pié. Todo dependió de los plazos de pago que para los valores inferiores se situó entre los 7 y 15 días versus los 30 días para los 54 pesos. Las vacas con certificado para exportación se afirmaron sobre los 42 a 43 peros “al rinde” con plazos de 21 a 30 días, con una demanda que se mostró interesada por la urgencia en la cobertura de algunos negocios.