Análisis Ganadero Semanal

(del 18 al 22 de Enero de 2016)
Por Hermes R. Torra

Invernada
Operaciones con progresivo interés
Los negocios con haciendas de invernada fueron progresando en sus precios con el correr de la semana. Hasta el miércoles y en general en todos los remates de la región la operatoria fue tranquila con valores más equilibrados con el precio del gordo. Posteriormente, con la ampliación de la demanda, la venta fue mucho más competitiva y el cierre firme respecto a los precios del consumo. 


La comercialización de haciendas de invernada se caracterizó en esta oportunidad por un inicio tranquilo donde las bajas en el consumo hicieron mella en las decisiones de la demanda por la reposición. Igualmente en la relación gordo/invernada los precios siguieron favoreciendo a esta ultima aunque en un marco de mayor equilibrio Si bien esto sucedió en todos los remates realizados en la región entre lunes y miércoles, luego la mayor amplitud de la demanda y la competitividad que se generó permitió recuperar los valores y establecer mayores diferencias respecto a las haciendas terminadas. Fueron en primera instancia los “feedloteros” quienes impusieron ese clima más tranquilo ante la falta de competencia de pequeños y medianos invernadores. Pero luego fueron esos mismos representantes del engorde a corral que sostenían que no se podían pagar los firmes precios anteriores, los que tuvieron que dejar atrás sus manifestaciones ante la llegada a los puntos de venta de invernadores tradicionales que le plantearon competencia y cambiaron el estado de plaza. En la composición de la oferta estuvo también parte de las alternativas de la comercialización. Muchos lotes de novillos y novillitos de recría, donde actuaron los feedloteros, y menor cantidad de terneros por los que pujan los invernadores tradicionales, determinaron aquella menor competencia inicial. Luego todo cambió, aparecieron los invernadores de novillos, algunos de cierta significación, y ya el “feedlotero” tuvo que flexibilizar posiciones para hacerse de los conjuntos buscados. Por otra parte ya comenzaron a salir los terneros de la nueva zafra, entre ellos los de destete precoz, que si bien lograron una buena venta demandaron un mayor trabajo para su colocación. Claro que una vez generalizada la venta de éstos últimos, la plaza fue estableciendo valores de referencia que seguramente mantendrán para la próximo ronda de negocios. En las terneras, en particular, la venta fue mucho más pareja que en los machos, aún con márgenes de rentabilidad que a estos valores de la invernada, se reducen notablemente. En las vacas persistieron las dificultades para colocar vientres nuevos con garantía de preñez y hubo una caída significativa en las usadas con cría donde de 5.500 a 6.000 pesos que se pagaba una vaca buena usada con ternero chico a logrado, se pasó a valores de 4.500 a 4.800 pesos.

En Liniers

Aún con una oferta reducida la plaza capitalina solo mostró un leve atisbo de recuperación y está a la espera de la finalización del mes para ver que respuesta se tiene en el siguiente. Todo, para la mayoría de los operadores, dependerá de la oferta y de una adecuación de los márgenes de ganancias que tienen los integrantes de la cadena hasta llegar a la carnicería o la góndola de los supermercados. Sucede que los precios de venta al público tienen una diferencia notable con relaciones lógicas entre el valor de compra al productor o en Liniers y el que deben pagar los consumidores. Esta semana ingresaron a Liniers solo 19.643 cabezas (anterior 26.670) con un aporte de solo 811 cabezas (anterior 1.235) remitidas desde nuestra provincia. El promedio del novillo liviano se situó en esta oportunidad en 24,332 pesos versus los 23,122 pesos del pasado ciclo hebdomadario. En tanto el novillito pesado de 391 a 430 kilos tuvo una media semanal de 24,95 pesos con una ganancia de solo 16 centavos respecto al período anterior. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales fue de 22,866 pesos contra los 22,174 pesos anteriores.

Exportación y consumo

En el transcurso de esta semana los precios pagados por el novillo de exportación no variaron respecto a la anterior. Por eso se reiteraron en el ámbito pampeano los 45,50 y 46 pesos por animales que en el gancho dieran hasta 150 kilos la media res; 45,00 a 45,50 pesos hasta 160 kilos y 44,50 a 45,00 pesos por novillos de hasta 170 kilos “la media”. Sobre frigoríficos de Buenos Aires los ofrecimientos fueron entre 46 y 47 pesos por animales que en pié dieran entre 500 y 520 kilos con plazos de 21 y 30 días, respectivamente. Con plazos de 7 a 15 días para el pago y pos la misma categoría de novillos se escucharon ofertas de 45,50 y 46 pesos. En vacas “con certificado” se mantuvieron los 37 pesos, mientras que por las destinadas a “terceros países” (sin caravana) se ofrecieron 33 pesos. En el consumo, acompañado por la menor venta que determinan los períodos vacacionales, fueron pocos los negocios que se realizaron.