Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 12 al 16 de Marzo de 2018)

Comercialización sin mayores variantes
La comercialización de haciendas de invernada no tuvo mayores cambios respecto al anterior ciclo de ventas. La conjunción de calidad y plazos superiores a la media de los 30 días, pudieron hacer en oportunidades a una mayor competitividad y diferencias positivas. El mercado de Liniers, gracias a aportes moderados, logró una recuperación de precios sin llegar a los que se lograron a mediados de Febrero. En tanto la exportación manejó sus valores de acuerdo a los niveles de oferta que encontró en cada región. 


Ante la situación de sequía que afecta a buena parte de las regiones productivas de nuestro país, la comercialización de haciendas de invernada en nuestra provincia continuó con ofrecimientos superiores a la media de la época y con precios que no experimentaron mayores cambios respecto a una semana atrás. Compradores hubo pero sus ofertas volvieron a ser acotadas a la estimación de futuros márgenes de rentabilidad con el actual valor de las haciendas de consumo. Las diferencias entre el consumo y la exportación, favorables a ésta última, izo también a una demanda más sostenida en los novillos y novillitos de reposición, inclusive con plazos normales. En el caso de los terneros, la calidad y el mayor plazo influyeron en la competitividad de la demanda mientras en las haciendas livianas aparecen compradores de otras zonas en la búsqueda de las mismas ante buenas relaciones con el valor del gordo y por la menor disponibilidad forrajera que ellas requieren. En vaquillonas, los menores márgenes de rentabilidad hacen a la plaza acotada en los ofrecimientos. Por el caso de las vacas, la salida de las mismas por obvias razones de sequía, muestran un mercado difícil y laborioso para su colocación. En este contexto de sequía el panorama no es el mejor como para esperar una pronta reactivación del precio de la invernada más aún con un valor del gordo que entre subas y bajas no logra tampoco los precios que muchos esperaban para éste momento.

En Liniers

La moderación de los envíos al mercado de Liniers permitió una recuperación de los valores sin llegar a alcanzar los que se obtenían a mediados de febrero pasado, aunque al fin se debe valorar lo acontecido en su justa medida. La entrada de la semana fue de 23.690 cabezas, 3.258 menos que la anterior. El aporte de haciendas pampeanas fue de 1.334 animales versus los 1.965 del ciclo hebdomadario anterior. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales se situó 32,489 pesos con una mejora del 2,34 por ciento respecto a los 31,746 pesos anteriores. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos fue de 33,631 pesos (anterior $ 32,959) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos de 35,055 pesos versus los 34,123 pesos anteriores.

Exportación y consumo

La situación de sequía y la menor disponibilidad de forraje con que cuentan los invernadores hicieron en nuestra provincia a una oferta superior a la registrada una semana atrás por lo que la industria aprovechó para bajar en 0,50 pesos el precio de la carne. Así y según fuentes confiables, con una faena ya asegurada para el período que se inicia, se ofreció al cierre de los negocios 62,50 pesos por novillos hasta 150 kilos la media res; 62,00 pesos hasta 160 kilos y 61,50 pesos hasta 170 kilos “la media”, con 30 días de plazo para el pago. Por su parte frigoríficos de Buenos Aires ofrecían entre 63,50 a 64,00 pesos por novillos de hasta 150/160 kilos la media res o entre 500 y 530 kilos en píe con condiciones de pago desde los 7 a 30 días. Por vacas con certificado para exportar y con una demanda sostenida se pagaba entre 54 y 54,50 pesos al rinde con 30 días de plazo. En el consumo y por novillitos y novillos se ofrecían 61/61,50 hasta 110 kilos la media res; 60,00 pesos hasta 120 kilos; 59,00 pesos hasta 130 kilos y 58 pesos hasta 140 kilos. Por vaquillonas los precios eran de 62,00 pesos hasta 90 kilos la media res; 61,00 pesos hasta 95 kilos; 59 pesos hasta 100 kilos; 57 pesos hasta 105 kilos; 55 pesos hasta 110 kilos y 50 pesos hasta 120 kilos “la media”.