Análisis Ganadero Semanal

Por Hermes R. Torra (del 9 al 13 de Enero de 2016)
Invernada
Los precios cubrieron las expectativas
Los precios que se registraron en la venta de haciendas de invernada cubrieron las expectativas. Si bien hubo algunas bajas respecto al cierre de Diciembre, muchas de ellas se condicen con la tranquilidad que continúa reinando en el consumo. Comenzaron a salir algunos lotes de haciendas de recría de los campos afectados por los incendios. La exportación siguió con valores similares al cierre anterio.


El inicio de los remates mensuales de haciendas de invernada marcó en los precios una relación más equitativa en la relación con el alicaído mercado de gordo que tiene como referencia al mercado de Liniers. Así la generalidad de las categorías se comercializó con precios inferiores a los del cierre de Diciembre. Si bien la baja no fue pronunciada, tanto invernadores tradicionales como “feedloteros” trataron de achicar las diferencias entre el precio de la invernada y los que actualmente se obtienen – principalmente- por las haciendas de consumo. Por tal motivo fue factible advertir una comercialización más tranquila – aunque siempre ágil en el trámite- en la colocación de las haciendas de mayor peso, tanto en novillos como en novillitos pesados y livianos. La situación cambió y se reiteraron valores similares al cierre anterior cuando se comercializaron los terneros de 200 kilos hacia abajo donde la competencia se hizo evidente entre los invernadores tradicionales y/o pequeños productores. En vaquillonas y terneras, la directa relación de los precios de la reposición con los vigentes en el consumo, hicieron a una demanda que trabajó con la mira puesta en los futuros márgenes de rentabilidad teniendo en cuenta que el negocio es más acotado en el tiempo. Finalmente las vacas tuvieron una colocación mas trabajada, tanto en las buenas como en las generales, aunque los precios obtenidos dejaron satisfacción en los respectivos remitentes. Así, este inicio de la comercialización anual resultó importante en vista de que fijó precios de referencia para una oferta de 2.200 cabezas registradas en el único remate realizado en General Acha por la firma Néstor Hugo Fuentes. Respecto a las haciendas provenientes de campos afectados por los incendios, la misma se notó en lotes de novillos y novillitos y vaquillonas de recría aunque no resultó tan importante. En otros casos y en productores que no sufrieron las consecuencias de los siniestros, pudo apreciarse la salida anticipada de terneros y terneras, previendo cualquier inconveniente a futuro. Es que la cifra, difundida oficialmente por el gobierno de La Pampa de la quema de 963.000 hectáreas y el panorama que se presenta ante cada tormenta, hacen al temor de nuevos incendios en una temporada de riesgo a la que todavía le queda mucho tiempo por delante.


En Liniers

La reiteración de la tranquilidad en las operaciones en el mercado de Liniers sigue siendo una constante y sin miras de que cambie en lo inmediato. Las ofertas semanales continúan siendo muy normales pero más que suficientes para abastecer a una demanda que solo actúa con un poco más de interés por algunos lotes del consumo definido y novillos de excepcional calidad y terminación. Esta semana ingresaron al mercado 25.333 cabezas, 400 menos que la primer semana del año. El aporte de haciendas pampeanas fue de 1.564 animales 490 más que en el anterior período. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales fue fijado en esta oportunidad en 25,226 pesos contra los 25,17 pesos anteriores. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos se ubicó en 25,726 pesos (anterior $ 25,934) y el del novillito pesado de 391 a 430 kilos en 27,908 pesos versus los 27,233 pesos de la primera semana de Enero.

Exportación y Consumo

Sin mayores variaciones en los precios se realizaron los negocios con novillos de exportación en el transcurso del último ciclo hebdomadario. Igualmente y en virtud de la tranquilidad imperante en Liniers algunas empresas trataron de bajar levemente las cotizaciones aunque sin encontrar respuesta de los vendedores a dichos valores. En nuestra provincia y en el cierre de los negocios semanales una de las empresas frigoríficas ofrecía 51,50 pesos por novillos que en el gancho dieran hasta 150 kilos la media res; 51 pesos hasta 160 kilos y 50,50 pesos hasta 170 kilos “la media”, con pago a 30 días. Otro de los frigoríficos continuó con los 52 pesos pero por animales que dieran hasta 185 kilos “la media” con pago 7 y 14 días, de acuerdo a la cantidad de animales a la venta. Por su parte empresas frigoríficas de Buenos Aires pasaban entre 52,00 y 53,50 pesos siempre pro novillos de hasta 500/520 kilos con plazos de 7 a 30 días. Una de ellas reiteró los 54 pesos por novillos de hasta 150 kilos la media res; 53 pesos hasta 160 kilos; 52 pesos hasta 170 kilos y 51 pesos hasta 180 kilos “la media”, con pago a 30 días. En el consumo se ofrecieron en nuestra provincia y por novillitos livianos y novillos, 51,00/51,50 pesos hasta 110 kilos la media res y 50,00/51 pesos hasta 120 kilos. Por novillos pesados “sin caravana” se pagaban 44 pesos hasta 540 kilos en pié y 42 pesos hasta 580 kilos. Por vaquillonas los ofrecimientos fueron de 49/50 pesos por livianas, 47/48 pesos por medianas y entre 44y 47 pesos por entre pesadas y pesadas. Por últimos en vacas de consumo se ofrecían 38 pesos por las muy buenas y 35 pesos por las calificadas como solo buenas.