Análisis Ganaderos Semanal

Por Hermes R. Torra (del 10 al 14 de Octubre de 2016)

Interés por invernada
La negociación de haciendas de invernada continuó realizándose con interés y buenos valores al igual que los reproductores, tanto machos como hembras. En Liniers la plaza operó con tranquilidad y precios que se asemejaron a los de mitad de Mayo pasado. La exportación mantuvo cotizaciones anteriores.


Nuevamente la demanda volvió a actuar con firmeza en la adquisición de haciendas de reposición ante una oferta que a pesar de los inconvenientes por las lluvias de la semana rondó las 8.000 cabezas en el ámbito pampeano. En la comercialización de machos y hembras los compradores volvieron a mostrarse decididos a la pronta adquisición de los conjuntos faltantes por recientes ventas siendo siempre competitivos. La diversidad de los ofrecimientos, la acumulación de remates y la situación climática hizo a una demanda en algunos casos dispar en cuanto al número pero siempre suficiente para la compra de todo lo ofrecido. Por esta circunstancia y en los promedios generales de toda la comercialización hubo algún centavo menos respecto a la semana anterior aunque siempre superando las relaciones lógicas respecto del precio del gordo. En este nuevo período y por extensión a los siguientes la oferta se verá restringida por el inicio de un nuevo período de vacunación a partir de mañana. Por tal situación y para esta semana solo se anuncia para el próximo viernes el remate por pantalla en Eduardo Castex de la firma Brandemann Consignataria SRL.

En Liniers

Un nuevo período con bajas fue el cerrado el viernes pasado en el mercado de Liniers. Aún con ingresos acotados, la caída del consumo influyó en la competitividad de la demanda que operó más selectivamente y solo privilegió los conjuntos de excelencia. La entrada de la semana fue de 23.686 cabezas, 1.199 menos que en la anterior. El aporte de haciendas pampeanas fue de 1.210 cabezas versus las 1.056 anteriores. El índice semanal sugerido para los arrendamientos rurales fue fijado en 27,704 pesos versus los 28,216 pesos anteriores. Por su parte el promedio del novillo liviano de 431 a 460 kilos se situó en 28,840 pesos (anterior $ 29,127) y el del novillito pesado en 30,179 pesos contra los 30,383 pesos anteriores. De esta forma los valores se han emparejado con los que se registraban 5 meses atrás, es decir desde mediados de Mayo pasado.

Reproductores

En la continuidad de los remates de reproductores en distintos puntos de nuestra provincia, la demanda siguió actuando con interés y competitividad generando en los cabañeros satisfacción al ver coronado con buenos valores la tarea de muchos años de constante mejoramiento genético. Cada una de las subastas tuvo lo suyo y de acuerdo a categorías y calidad los compradores dirimieron sus necesidades en un marco de solidez, propia del panorama distinto y positivo que todos avizoran para la ganadería. En una etapa de recomposición de stocks los toros continuaron siendo demandados aunque también las vaquillonas para pequeños planteles y/o en la búsqueda de futuros reproductores para sus establecimientos, también solidificaron sus precios y en la mayoría de los casos superiores a los de provincias vecinas.

Exportación

La negociación de novillos de exportación continuó realizándose dentro de valores similares a los del período anterior. Así en nuestra provincia continuaron ofreciéndose por animales que en el gancho dieran hasta 150 kilos la media res 53,50 pesos; hasta 160 kilos 53,00 pesos y hasta 170 kilos 52,50 pesos. Por vacas con certificado para exportar se ofrecían 42,50 pesos. Los plazos fueron aquí de 30 días. Sobre frigoríficos de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fé, se ofrecían por novillos de hasta 500/520 kilos entre 54,50 y 55,50 pesos de acuerdo al plazo para el pago, aunque igualmente y por ventas de cantidad importante y rinde asegurado se llegó a pagar 56,50 pesos con 25 días de plazo para el pago. También sobre frigoríficos foráneos y por las vacas para exportar se pagaban 44 pesos “al rinde” y con 30 días de plazo.