Nuevas enfermedades limitan la eficiencia de los rodeos vacunos

18/04/2016

Especialistas del INTA Balcarce explicarán durante La Nación Ganadera cómo prevenir la difusión y el contagio

La eficiencia de los rodeos de bovinos está limitada por la incidencia de las enfermedades que las afectan. Este será uno de los ejes que tendrá la nacion Ganadera 2016, que se hará del 4 al 7 de mayo, y que desarrollarán profesionales y técnicos de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) INTA Balcarce como Ernesto Odriozola, responsable del Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado (SDVE) y Germán José Cantón, especialista en Sanidad Animal e investigador en Patología. "Haremos hincapié en explicar algunas enfermedades emergentes, que no eran frecuentemente diagnosticadas. Entre ellas, la anaplasmosis, la leptospirosis y la polioencefalomalacia porque consideramos que son limitantes de la producción bovina", comentó Cantón.

Los especialistas en sanidad concuerdan que a pesar de los esfuerzos realizados para prevenir la difusión de las enfermedades en los bovinos, aún continúan siendo un problema.

"La anaplasmosis", desarrolló Cantón, "no es común en la zona, pero en los últimos años se observó la aparición de varios casos que fueron asistidos por el SDVE. Se trata de una enfermedad endémica en el norte del país y afecta a bovinos de nuestra zona cuando por alguna razón, toman contacto con animales traídos de zonas endémicas".

En cuanto a la leptospirosis, el especialista del SDVE de la EEA INTA Balcarce expuso que "es una enfermedad que provoca abortos como principal signo clínico en bovinos. Históricamente está presente en la Cuenca del Salado, pero nos preocupa que en los últimos 5 años pasó a ser una de las principales causas de abortos".


En cambio, la polioencefalomalacia se da en bovinos en crecimiento, generalmente en animales menores de 2 años, "afectando tanto a aquellos que hacen pastoreo como así también a los que están en engorde a corral. Los animales afectados manifiestan signos nerviosos y la enfermedad es producto de una deficiencia de vitamina B", explicó Cantón.

Un servicio de primer nivel

El Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado (SDVE) que tiene el INTA en su EEA de Balcarce funciona con tecnología y profesionales de punta, y dentro de su estructura operan 6 laboratorios: bioquímica, patología, bacteriología, parasitología, toxicología y virología. Funciona desde hace más de 40 años atendiendo problemas sanitarios regionales y nacionales.


En cada uno de los 6 laboratorios se utilizan técnicas de diagnóstico de referencia a nivel internacional. Se trabaja en la búsqueda de causantes de enfermedades que provocan síndromes respiratorios, reproductivos, digestivos o nerviosos.

"Dentro del grupo de Sanidad Animal trabajan alrededor de 50 personas, algunos hacen investigación y diagnóstico, también hay auxiliares técnicos y becarios de otros organismos tales como el CONICET", agregó Germán Cantón.


La Nación