Producción: Ministro en recorrida por Algarrobo del Águila

24/09/2015
El ministro de la Producción, Pedro Goyeneche, estuvo visitando la cabaña Q' ANIL, perteneciente a Cristian Torres, en cercanías de Algarrobo del Águila.

Mediante esta reunión se dio a conocer el trabajo, la línea de mejoramiento y los productos provenientes de esta cabaña que piensa llevar a remate próximamente. “Esta cabaña fue armada allá por el año 2008, ubicada bien al oeste de la Provincia, a 5 kilómetros de Algarrobo del Águila. Es muy meritorio su trabajo en cuanto a la selección de vientres y la preparación de sus toros, en una zona muy difícil del oeste pampeano”, indicó Goyeneche.
El ministro destacó este emprendimiento del joven Torres, quien no es oriundo de la zona, “y por supuesto es un gusto poder estar acompañando su actividad. Es interesante la explicación que dio sobre la alimentación de las vacas, la selección de las madres, sobre cómo comenzó su trabajo con cuatro vacas. Lo importante de un emprendimiento como este, es el mejoramiento en toda esta zona que está creciendo mucho, a partir de un trabajo que se ha venido realizando desde el ministerio”.
Oportunamente en la Fiesta del Chivito, de Santa Isabel, se realizan remates anuales donde los cabañeros de La Pampa traen su genética para exponer y vender. “Y estos bovinos que presentó Torres, son animales criados en el lugar, mostrando sus productos para próximamente venderlos. Presentan una adaptabilidad al medio, que no es fácil. Lo bueno es este ejemplo de tenacidad y de esfuerzo, que será muy provechoso para la producción bovina de la zona”, enfatizó Goyeneche.
Por su parte, Cristian Torres presentó al ministro y a los productores el trabajo que está realizando, preparándose para futuras ventas. “El manejo de las hembras es a campo, en el monte, las terneras también y a los toritos se los prepara. En cuanto a la genética la base es Chañar Chico y los padres, alguno es importado, buscando bajo peso, facilidad de parto, un pedigree moderado para la zona, un animal genéticamente pensado para nuestra región, que es muy dura, árida y difícil”.
El cabañero cerró expresando que “todo se puede, si buscamos la concordancia y el equilibrio. Eso sí, hay que trabajar mucho para este producto que anda muy bien para zonas áridas”, concluyó el cabañero.