Se detectó otra maleza resistente a glifosato

05/08/2012
En la provincia de córdoba, precisamente en General Paz y Almafuerte, se detectó la parición de biotipos de gramilla mansa (Cynodon hirsutus) resistente a tratamientos con altas dosis de este producto.


Durante la campaña 2011-2012, en lotes cercanos a la localidad de Oncativo, en el centro de la provincia, también se detectaron fallas en el control de Eleusine índica o también conocida como “grama carraspera o pata de ganso” cuando fueron tratadas con glifosato.

De esta forma, aquellas plantas que sobrevivieron al tratamiento fueron llevadas a la estación experimental del INTA Manfredi, para evaluar si presentaban una respuesta diferente a glifosato respecto a los biotipos susceptibles que se encuentran en la estación experimental. Y la evaluación, hecha por los investigadores Héctor Rainero y Diego Ustarroz, arrojó un resultado poco alentador: en las plantas provenientes de Oncativo se presentó mucho menos susceptibilidad a glifosato que en las testigo.

Los especialistas comentaron que los ensayos se hicieron en macetas con condiciones semicontroladas y se manejó una dosis de 8 litros/ha de glifosato al 48 % de concentración de ácido, lo cual no fue suficiente para controlar la totalidad de esos individuos al inicio de floración. Por el contrario, las plantas testigo se controlaron con solo 2 litros/ha de glifosato.

Los técnicos agregaron que con la aplicación de haloxifop-r-metil (Galant R) en una dosis de 1 lt/ha, sobre plantas que resistieron al glifosato en inicio de floración, se logró un control eficaz.

El área de malezas de Inta Manfredi continúa trabajando para confirmar si se trata de un nuevo caso de resistencia a glifosato. Para despejar todo tipo de dudas, lo primero que están haciendo es observar si la baja eficacia del tratamiento solo se produjo en esta especie y también están evaluando si el estado de desarrollo de las plantas y las condiciones de aplicación fueron las adecuadas.

Según publicó Clarín, en el caso de lotes afectados -aclararon los investigadores- y hasta disponer de mayor información, se deben utilizar estrategias de control con otros herbicidas pre y post emergentes recomendados.

El objetivo debe ser evitar o reducir al mínimo la producción de semillas de esas plantas.

Este es un nuevo aviso de alerta para ocuparse y preocuparse por esta problemática que avanza ni lerda ni perozosa.

Infocampo